6 Noviembre 2020

Ser madre tras sufrir un cáncer de útero, ¿es posible?

cáncer de útero

Por el Comité editorial de IVI Santiago

Si bien la medicina reproductiva, con sus técnicas y procedimientos inherentes, se ha perfeccionado tras las investigaciones científicas, ofreciendo múltiples soluciones, viene bien enfatizar un punto de suma importancia: ciertos tipos de cáncer con sus diferentes tratamientos pueden ocasionar infertilidad en su totalidad, o puede incidir negativamente en la fertilidad. Uno de los casos más recurrentes, y el que sustenta este nuevo artículo de nuestro blog, es el ser madre después de sufrir cáncer de útero.

 

La esperanza es lo ultimo que se pierde

Aunque se vislumbre un panorama poco favorable para las futuras madres, no todo está perdido. De acuerdo a lo explicado por los expertos en reproducción asistida, sí es posible tener un hijo después de tener cáncer de útero. Sin embargo, que una paciente oncológica pueda convertirse en madre va a depender de la edad, el tipo de tratamiento que recibió y el tiempo que pasó desde el inicio de ese tratamiento. Entonces, la primera recomendación de parte de IVI Santiago es que acudan a una consulta médica con el fin de determinar el grado de infertilidad a través de los pertinentes exámenes, como las ecografías o las pruebas hormonales.

La infertilidad en las mujeres se manifiesta por varias irregularidades en el denominado ciclo reproductivo. Por ejemplo, uno de los casos más comunes es que las mujeres que buscan ser mamás no tengan reservas de óvulos sanos o también que presenten un sistema reproductivo con severos problemas, lo que pone cuesta arriba el lograr un embarazo. Por otra parte, pueden tener dificultades para que se complete la implantación del óvulo fecundado.

 

Existen posibilidades

De hecho, la paciente también puede manifestar interrupciones en el curso de la gestación, sobre todo en el primer trimestre. Para efectos, si el embarazo no se logra de forma natural, resulta oportuno determinar en qué etapa del proceso reproductivo empezaron a darse las mayores dificultades, y en base a esto, el médico de cabecera seleccionará el tratamiento adecuado para la mujer a modo de hacer posible la gestación.

Como resultado del aumento de supervivencia, y teniendo en cuenta que el cáncer no tiene por qué ser una enfermedad mortal, cada vez se le da mayor importancia a la calidad de vida de los pacientes. Es por ello que la preservación de la fertilidad cobra tanta importancia.

Preservar de la fertilidad antes de iniciar un tratamiento para combatir el cáncer

La vitrificación de óvulos, la congelación del tejido ovárico y la criopreservación de esperma son algunas de las técnicas de más alta tecnología que existen en IVI Santiago a disposición de todas los pacientes que han sido diagnosticados con cáncer, antes de iniciar el tratamiento y desean preservar su fertilidad. Estos tratamientos le brindan la oportunidad al paciente de posponer la maternidad o paternidad y en el futuro intentar un embarazo, conservando las mismas posibilidades que tenían en el momento anterior a la realización del tratamiento para combatir el cáncer.

 

¿Qué es la Vitrificación?

Es una técnica que consiste en un proceso de solidificación en el que los ovocitos son tratados con sustancias crioprotectoras y sumergidos en nitrógeno gaseoso a una temperatura de -196º C. Primero para obtener los ovocitos la paciente debe autoadministrarse la medicación, durante 10-12 días aproximadamente, para generar la estimulación ovárica.  Una vez que el médico especialista en reproducción asistida determina que el tamaño y cantidad de folículos es óptimo se programa la punción folicular.  Finalmente, los ovocitos obtenidos son vitrificados y almacenados hasta el momento que la paciente quiera utilizarlos. La gran ventaja de esta técnica es que permite a la mujer tener hijos unos años después de congelarlos, pero siempre con las mismas posibilidades de cuando se vitrificaron sus óvulos. La paciente debe conversar sobre su deseo de vitrificar sus óvulos con su médico oncólogo para la autorización.

 

¿Resulta seguro quedar embarazada después del cáncer de útero?

 Gracias a la revisión clínica temprana de la futura madre, los embarazos que se conciban después de sufrir cáncer de útero son seguros, y sin índices de riesgos. Claramente, esto responde a una de las dudas más recurrentes en las mujeres que desean tener un hijo. Tampoco afecta al bebé que viene en camino. Pero lo ideal es esperar un tiempo prudente una vez superada la etapa de la enfermedad: entre 6 meses a un año, preferiblemente. Esto se debe a las quimioterapias o las radioterapias.

Para quedar embarazada, se requiere, al menos, tener un ovario con suficientes óvulos sanos, además de una trompa de Falopio en buenas condiciones, así como de un útero saludable más los niveles hormonales óptimos. Si estas condiciones se ven alteradas tras recibir el tratamiento médico para combatir el cáncer, la solución más viable es recurrir a los especialistas en reproducción asistida.

 

Síntomas de cáncer de útero

Hablar de los síntomas de cáncer de útero no es un tema que deba tomarse a la ligera. Quienes padecen dicha patología no presentan signos ni síntomas de precáncer, sino que se manifiestan de forma inmediata cuando se desarrolla en el organismo. Además, aquellas mujeres que tienen cáncer avanzado y metastásico, por lo general sí tienen síntomas un poco más graves, pero su grado de complejidad va a depender de las condiciones de los tejidos y los órganos afectados por la enfermedad.

Lo más frecuente es el cáncer de cuello del útero que se detecta en su mayoría en pacientes asintomáticas con el PAP. En ellas, con deseo de fertilidad, se realiza una cirugía conservadora limitada al cuello uterino (conización) para preservar el útero y poder ser madres a futuro.

Los más comunes son: 

  • Sangrado leve durante o después de la menstruación
  • Sangrado menstrual más prolongado y abundante de lo que se suele presentar
  • Sangrado después del coito, o bien después del lavado genital y el examen pélvico
  • Secreción vaginal muy abundante
  • Dolor cuando se tienen relaciones sexuales
  • Sangrado una vez llega la menopausia
  • Dolor en la espalda o fuerte dolor pélvico sin causas aparentes

Vale enfatizar que, si se trata de una fase más avanzada del cáncer del útero, pueden manifestarse otra clase de síntomas que encienden las alarmas en las pacientes, por lo que la supervisión médica es obligatoria. A continuación, estas serían las señales:

  • Molestias o problemas para orinar que se mantienen por un tiempo prolongado y no están relacionadas con un cuadro de infección.
  • Pérdida de peso constante, aunque no se está haciendo una dieta específica.
  • En los casos de metástasis, pueden presentarse síntomas en el órgano donde se aloje dicha lesión metastásica.

 

 Síntomas de cáncer de ovario

Por otro lado, es necesario hacer mención que, así como existen síntomas para el cáncer de útero, también hay que tener en cuenta los síntomas de cáncer de ovario con el objeto de buscar la ayuda más idónea. En este sentido, el cáncer de ovario o de las trompas de Falopio no siempre se detecta cuando se está en una etapa inicial. Los síntomas son:

  • Distensión abdominal
  • Dolor pélvico o también dolor abdominal
  • Problemas para comer o mucha sensación de saciedad que aparece de manera repentina
  • Signos urinarios con mucha urgencia
  • Aparición de fatiga
  • Ciertas molestias estomacales
  • Indigestión
  • Fuerte dolor en la espalda
  • Dolor durante el coito
  • Estreñimiento
  • Algunas Irregularidades en el ciclo menstrual
  • Inflamación en la pelvis o como en el abdomen
  • Secreción vaginal transparente, blanca o con sangre

Los mencionados anteriormente  no se presentan todos en la paciente, sino que, dependiendo del organismo y las condiciones de la mujer, estos pueden variar. Se debe prestar especial atención si tal sintomatología dura más de una semana aproximadamente. De ser así, es recomendable acudir a una cita médica para una revisión temprana. Esto para descartar la presencia del cáncer, o bien, si se detecta, mermar los síntomas con los tratamientos correctos.

 

Apoyo psicológico  

En IVI Santiago sabemos que el proceso de ser madre luego de superar un tratamiento oncológico puede ser causantes de estrés o de ansiedad. También estamos conscientes de que hay muchas preguntas a las que responder. Dado este escenario, contamos con la Unidad de Apoyo Psicológico para que te sientes segura y acompañada desde el momento que tomes la decisión de ser madre después de haber superado la enfermedad.

Solicita información sin compromiso:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up