17 Octubre 2019

Ser madre después del cáncer

IVI Baby, un recién nacido o te devolvemos el dinero

Según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), el cáncer de mama se ubica en segunda lugar a nivel mundial en incidencias, después del cáncer de pulmón, representando el 11,6% de los nuevos casos de cáncer registrados en 2018, llegando a 2.098 millones.

En lo que se refiere a tasas de mortalidad, se ubica en el quinto puesto, representando un 6,6% de todas las muertes de cáncer –incluyendo a hombres y mujeres de todas las edades a nivel global-, alcanzando las 627.000 muertes anuales.

Es por ello, que en el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, IVI Santiago organizó este Meet Up para conversar sobre cómo la preservación de ovocitos puede resguardar tu posibilidad de ser madre después de padecer esta enfermedad.

#LogreSerMadre

IVI Santiago ofrece técnicas como la vitrificación de ovocitos, destinadas tanto para mujeres que desean postergar su maternidad por motivos sociales como para aquellas que corren el riesgo de pérdida de su función ovárica, ya sea porque fueron diagnosticadas de cáncer y van a recibir tratamiento con quimio o radioterapia; o por enfermedades autoinmunes que precisen quimioterapia, trasplantes de médula ósea o mujeres con riesgo de cirugía ovárica repetida, como la endometriosis.

En este contexto, relevamos las consecuencias del cáncer en la fertilidad:

• Disminución de los folículos de la corteza ovárica. La quimio acelera la disminución natural del número de folículos e impiden la maduración de los mismos. Esto, unido a la imposibilidad de regeneración del ovario, conduciría al fallo ovárico precoz.
• El número de folículos primordiales que sobreviven tras la exposición a la quimioterapia depende de factores como la edad, el tipo de cáncer, el agente utilizado (quimio) y la dosis y número de ciclos.
• No todos van a perder la capacidad reproductiva pero que no desaparezca la menstruación no es sinónimo de fertilidad.
• En las mujeres embarazadas que tuvieron cáncer en la infancia se ha observado una mayor tasa de abortos y una mayor incidencia de retraso de crecimiento intrauterino y de parto prematuro.
• El fallo ovárico precoz, además del cese de la función reproductiva, conlleva a la larga, derivados del cese de la función hormonal, problemas vasomotores, esqueléticos y cardiovasculares.

En la actualidad existen diferentes opciones y tratamientos para la preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer:

Vitrificación de ovocitos.
Congelación del tejido ovárico.
Trasposición de ovarios.
Protección médica de las gónadas
Maduración in vitro de ovocitos (MIV)

Estos tratamientos enfocados a la preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer no pueden garantizar la consecución de un embarazo en el futuro, pero si la posibilidad de al menos intentarlo.

Solicita información sin compromiso:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up